La insostenible ligereza de las cosas modernas

Esta mañana he tenido que ir al notário a firmar unos documentos para la empresa en que trabajo,  un de esos momentos, donde cuentas que nada te va a llamar a la atención, dado que no existe nada mas sério que un notário.

Mientras que estaba en su despacho, el teléfono sonó, y el hombre intento atenderlo, y siempre que intentaba coger el teléfono, este se caiga al suelo, por la falta de peso del aparato, y que no era capaz de aguantar la tensión del cable tirado por la mano.

Este me hizo recuerdar que a mi me pasa lo mismo con todos los telefonos fijos que utilzo ultimamente, sea en oficinas o en casas. Pero como la mente tiene una capacidad de derivar alucinante, esto me recuerdo tambien del hecho que hoy en dia, supuestamente de calidad, muchas de las cosas que se hacen o se venden son hechos con mucha ligereza.

La ligereza se puede tomar de dos formas totalemente diferentes: i) que se ahora en los materiales utilizados para fabricar mucho de los objectos que utilizamos (o bien porque ya nadie espera conservar algo toda la vida, porque simplesmente hay que hacer que la gente compre mas y que no utilice  toda la vida); ii)  o que los principios que hay por detrás de la decisión de hacer cosas de mala calidad, y con poco funcionalidad, sean también muy ligeros.

En cuanto al punto i) no hay duda, que hoy las empresas no quieren que las cosas se pasen de padres a hijos, y ni mucho menos que algo pueda durar toda la vida. Todos los objectos que utilizamos en nuestra vida cotidiana están pensados para durar lo suficiente para ir mas allá de la garantía que se pone. Si la garantía es de 2 años, pues las probabilidades que se estropee o rompa a los 2 años + algunos días aumenta exponencialmente.

En relación al punto ii) es mas dificil de ver, y es necesario estar muy atento a lo que nos rodea, pero vivimos en una sociedad ligera de principios morales y eticos, y donde todo lo que sea intentar traerlos o hacerlos notar, es mal visto y “odiado”. Vivimos en una sociedad, donde lo joven, lo guapo, la riqueza, el status quo son mas importantes, que ser honrado, amigo, sincero, valiente, integro. Todo vale para llegar a esta meta y todo lo que esté en contra es destruido, ridicularizado y puesto de lado.

Hace unos dias, cuando venia de coche con mi familia, en una estación de servicio, vimos una familia que viajaba con sus hijos, y con el padre de uno de la pareja, el tipico señor abuelito, de avanzada edad, gestos lentos y torpes, pero mirada picara, de los se solia ver por los parques de ciudades y pueblos de muchos paises, y sobretodo en muchas paradas de carretera, con las familias a camino de alguno dia de descanso. Hoy esto ya no se vé. Las calles parecen estar desiertas de viejez, toda ella remetida al secreto de las residencias de la tercera edad. Si vives cerca de una, entonces es posible que algun domingo que otro, se vea algún abuelete/a, con suerte, a la que la familia no ha abandonado totalmente, siendo paseado por las calles un ratito, quisa mas para aliviar la consciencia del que pasea, que el bien del que es paseado.

Hay ligereza. Mucha ligereza en nuestra sociedad.

Anuncios

El ignorante es el que no sabe que no sabe nada.

Siempre he tenido la noción de que nada sé, y siempre he sentido un grande curiosidad y inclinación para aprender nuevos conceptos sobre cualquier tema, sea de ciencia, letras, matematicas, gastronomia, etc…

Claro que como persona que está habituada a aprender, siempre tengo la noción concreta de que por mucho que aprenda, hay siempre una enorme montaña de conocimiento sobre la cual ni tengo idea de no saber nada, y esto me hace estar atento a todas las fuentes de información para intentar aprender y descubrir eses agujeros negros de información.

La ultima de ellas, ha sido durante un fin de semana en una finca de los montes de Toledo, donde el anfitrión, nos invito, entre muchas cosas a algo de muy raro, y que automppaticamente me llamo la curiosidad, se bien que al mismo tiempo me dió un poco de revulsión al estomago solamente de pensar sobre el tema.

Cata de Aceite de Oliva !

Si como suena, una cata de aceite de oliva, donde apreciar los sabores y entrehilos de los aromas que componen el aceite.

El primer pensamiento que viene a la mente, es el repulsivo que parece ser la idea de estar probando directamente un liquido grasoso y espeso, que generalmente es mejor saboreado en ensaladas, y como la palabra “cata” esta asociada a vinos, lo primero que viene a la mente, es hechar aceite en un vaso, darle vueltitas el vaso, olerlo, y beberlo …. Brrrrrrrrr.

La verdad, que es que no hay nada mas lejos de la realidad que esta imagen. La cata de aceite es un acto divertido, interesante, para todas la edades y para todos los sexos, donde pueden participar hombres y mujeres en grupo.  La cata de aceite consiste en coger a varios aceites de oliva de buena calidad, una buena barra de pan, y un buena cantidad de manzanas reineta. Con el pan se unta el aceite de oliva y se lo lleva a la boca para intentar descubrir las emociones que el mismo provoca en la boca, la nariz, las evocaciones que nos trae a la memoria. Picante, Suave, con memoria en la garganta, en la nariz, como deja marcas en los platos en que se sirvió, etc … todo una serie de pequeños detalles que configuran una grande sessión de aprendizaje. Antes de pasar al proximo aceite, hay que comer un trozo de manzana para romper el sabor del aceite anterior, y preparar las papillas degustativas para el proximo. La cantidad de aceites optima, es de entre 4 a 5 diferentes, para que no se haga demasiado pesado, y claro, es importante tener a mano, alguien que entiende de aceites para que pueda ir contando su experiencia sobre el tema, y poder hacer que todas aprendan un poco de un placer desconocido para muchos.

Alguna información mas técnica de algunas paginaspdficon

 

 

cata de Aceites

http://www.cerespain.com/lacatayelaceitedeoliva.html

La cata

Características Organolépticas y Análisis Sensorial
:

  • Características organolépticas de un producto: son el conjunto de cualidades o atributos del mismo que pueden ser detectados por los sentidos (vista, olfato, gusto, tacto) como el color, olor y sabor o flavor, fluidez. El color no se tiene en cuenta en el ANÁLISIS SENSORIAL DEL ACEITE CON FINES ANALÍTICOS, porque dependiendo de la variedad o del grado de madurez de la aceituna podemos encontrar aceites más dorados o bien más verdosos, pero ambos pueden ser de categoría EXTRA.

  • Análisis sensorial: Es el examen de los caracteres de un producto mediante los órganos de los sentidos.

  • Prueba panel: Es un ensayo organoléptico realizado sobre un producto, bajo condiciones controladas y por un grupo de catadores entrenados.
  • Forma de degustación del aceite por un catador: El catador tomará la copa, manteniéndola cubierta con un vidrio; separando el vidrio de la copa procederá a oler la muestra, haciendo inspiraciones suaves, lentas y profundas, hasta detectar los atributos positivos o negativos que tiene ese aceite y en qué intensidad. Este período no debe sobrepasar los 30 segundos. Si tiene algún problema tendrá que tomarse un pequeño descanso, antes de realizar otra prueba olfativa. A continuación se procederá a realizar la prueba del sabor. Para ello se tomará un pequeño sorbo de aceite. Es importante distribuir el aceite por toda la boca. La percepción de los cuatro sabores fundamentales -dulce, salado, ácido y amargo-, así como de los sabores propios del producto, se hace con distinta intensidad según las zonas de la lengua y el paladar.

    El aceite se tiene que extender en cantidad suficiente y muy lentamente por la parte posterior de la lengua hacia los pilares del paladar y la garganta, concentrando la atención en los estímulos amargo y picante. En algunos aceites, ambos estímulos pueden pasar desapercibidos o el amargor quedar oculto por el picante.

    El hacer aspiraciones cortas y sucesivas, introduciendo aire por la boca, ayuda a extender el aceite por la cavidad bucal y a percibir por vía retronasal los componentes volátiles aromáticos.

    La sensación táctil hay que tenerla en cuenta, así como la fluidez, pastosidad y picor o escozor, cuando se detecten, y anotar su intensidad.

    Entre una valoración y otra hay que dejar pasar un tiempo (mínimo 15 minutos) y eliminar los restos de la anterior. Se recomienda masticar un trozo de manzana y tirarla en un escupidor. A continuación enjuagaremos la boca con agua a temperatura ambiente.

 

Atributos del aceite de oliva virgen:
  • Afrutado: Recuerda el olor y el gusto del fruto sano, fresco y recogido en el punto óptimo de maduración.

  • Afrutado maduro: Sabor del aceite de oliva obtenido de frutos maduros, generalmente, de olor apagado y sabor dulce.

  • Almendrado: Este sabor puede ser de dos tipos: el de la almendra fresca o el propio de la almendra seca y sana que puede confundirse con un rancio incipiente. Se aprecia como un regusto cuando el aceite permanece en contacto con la lengua o el paladar. Se asocia a los aceites dulces y de olor apagado.

  • Hierba: Flavor de algunos aceites que recuerdan a la hierba cortada.

  • Hojas verdes: Flavor del aceite obtenido de aceitunas excesivamente verdes o que se han molido mezcladas con hojas y tallos.

  • Manzanas: Flavor del aceite de oliva que recuerda a dicho fruto.

  • Amargo: No sólo es característico de aceitunas verdes y frescas, sino que también es un atributo inherente con la variedad. Así, tenemos variedades como la Picual o la Cornicabra que son más amargas por ejemplo que la Manzanilla, Lechín o Arbequina. Puede resultar más o menos agradable dependiendo del gusto del consumidor.

  • Dulce: El sabor dulce en el aceite se considera como la ausencia del amargo y/o picante. Y no a todos los consumidores les resulta agradable.

 

Defectos del aceite de oliva virgen:
  • Alpechín: Flavor característico adquirido por el aceite a causa de una mala decantación y prolongado contacto con las aguas de vegetación.

  • Atrojado: Flavor característico de aceite obtenido de aceitunas amontonadas que han sufrido un avanzado grado de fermentación.
  • Avinagrado: Sensación de algunos aceites que recuerdan al vinagre..
  • Borras: Sabor característico del aceite recuperado de los lodos decantados en los depósitos.

  • Rancio: Sabor característico y común de todos los aceites que han sufrido un proceso autoxidativo, a causa de su prolongado contacto con el aire.
  • Apagado: es el aceite que ha perdido sus características organolépticas, ya que ha perdido sus componentes aromáticos, por exceso de temperatura en la elaboración o por envejecimiento del aceite.

http://www.aceitedeoliva.com/cata.htm

La temperatura de cata del aceite de oliva es de 28°C. Es esta temperatura la que permite la volatilidad de los compuestos aromáticos en un líquido denso y graso.

Para el aceite de oliva se llevan a cabo los mismos pasos analíticos que en la cata de otros productos líquidos como, por ejemplo, el vino: se coloca cada muestra en un copa diferente, se tapa, se huele y se degusta. Entre cada cata de aceite, para quitar el gusto de la muestra anterior, se come un pedazo manzana y se bebe un sorbo de agua.

La cata comprende las siguientes fases:

 

ASPECTO

Se consideran positivos o buenos los siguientes aspectos:

  • limpio de filtrado

  • limpio de decantación

  • velado

  • velado opalescente

Se consideran negativos los aspectos:

  • turbio

  • sucio u oscuro

COLOR

El color no es un elemento determinante para la cata, por eso se utilizan copas de color ámbar o azul.

 

SENSACIONES – AROMA

Las sensaciones aromáticas se valoran según su intensidad y se clasifican en agradables – positivos y desagradables – negativos. Los principales son:

  • Los agradables – positivos:

  • frutado de aceituna madura

  • frutado de aceituna verde

  • manzana

  • hierba verde

  • higuera

  • hoja verde

  • Los desagradables – negativos:

    • agrio o avinagrado

    • alpechín

    • avinado

    • rancio

    • borras: podrido

    • atrojado

    • moho/humedad

    • capacho

    • metálico

 

GUSTO – PALADAR

Las sensaciones en boca se valoran según la intensidad, el sabor y la calidad del mismo.

  • Se consideran sabores buenos:

  • afrutado

  • limpio

  • fresco

  • frutas

  • amargo (justo, agradable)

  • sano

  • dulce

  • almendrado

  • piñonado

  • vegetal

  • Se consideran defectuosos:

  • amargo intenso

  • picante intenso

  • hojas secas

  • avinado

  • agrio/vinagre

  • ácido

  • capacho

  • cuerdas

  • recalentado

  • aceitunas heladas

  • mohos o humedad

  • metálico

  • madera/leña

  • borras

  • gusano

  • podrido

  • rancio

 

PALADAR – BOCA

La consistencia física del aceite de oliva se valora y considera con las siguientes definiciones:

  • pastosa

  • suave

  • fluida

  • acuosa

Se consideran defectuosos los aceites que presentan una consistencia o una sensación táctil atípica con sus características habituales y/o procedencia.

 

El juicio o definición va en función del equilibrio existente entre los aromas y sabores, calificándose como:

  • aceites afrutados: los que presentan las características más próximas a la clase/tipo de aceituna de la que proceden;

  • aceites equilibrados/armónicos: los que presentan mayor equilibrio entre aromas y sabores;

  • aceites desequilibrados/descompensados: se califican así aquellos aceites en los que sobresale de forma significativa algún aroma, sabor o defecto.