Males de los tiempos modernos

Esta semana ha sido una semana bastante dificil y complicada donde mantener el norte en la selva urbana ha sido bastante complicada.

Si vivir y trabajar en una grande urbe, ya es de si complicado, cuando ademas se le añade un cocktail de vários niños, varias actividades extra curriculares de los niños e un pico simultaneo de trabajo para los dos progenitores y se forma el caos mas absoluto en la vida de uno, que inevitablemente lleva a un estado latente de cansacio-falta de sueño-agotamiento que hace con que uno se arrastre como un caracol hacie el fin de semana, intentand sobrevivir como pueda a las pocas horas que puedan restar para empezar el fin de semana.

El problema es el periodo en que estamos en España, el mes de mayo, y que tracionalmente hablando es el mes de las comuniones, y que mas tarde o mas temprado tendria que entrar de nuevo en la vida de un hombre moderno ( apesar de que teoricamente hay cada vez menos niños), y que entra este fin de semana, por lo que las posibilidades de descanso, van a ser muy, pero muy reducidas. Por lo que anteveo, que la semana entrante podrá venir a ser bastante mas complicada que la actual.

Cuando llegamos al siglo 20,  se han iniciado muchos progresos que nos han llevado como seres humanos a entrar en una grande autovia de la vida, donde uno no puede circular a menos de 90Km/h, pero donde todos van a bastante mas de 120, lo que hace, que se viva en una acceleración constante de los ritmos de vivencia tremendo. 

Ir por una ciudad moderna a baja velocidad, sea de coche o caminando, es interepretado como un ataque directo a las otras personas y castigado con mirares de desaprobación (en el mejor de los casos) o sonoros pitos, seguido de adelantamiento y mirada feroz. No hay tiempo para parar, no hay tiempo para reflexionar, no hay tiempo para mirar la belleza y la sencillez de las cosas. 

Todo es un constante correr, para preparar los niños, para llevarlos al colegio, para llegar al trabajo, para hacer el trabajo, para volver a buscar los niños y regresar a casa, para hacer las compras, para acostar los niños, etc… creo que cuando uno se va a la cama, todavia están las piernas con un movimiento inconsciente de correr y seguir moviendose.

Donde vamos en las grandes urbes.  Que nos dá de valor añadido vivir en una urbe moderna a vivir en un pueblo? Porque nos quedamos? Porque somos tan reaccios al cambio y al status quo?

 

road-runner

Anuncios

La vida es como el oceano

La vida es como el océano, unas veces pacifico y azul, reflejando en su superficie espejada  los colores celestes del cielo y sus nubes, y al otro momento gris y salvaje, enseñando con dureza todo lo peligroso y amargo que puede ser.

La vida puede ser tranquila y monótona, en que todo parece ir bien y en felicidad, hasta que de pronto, te mande mensajes de aviso, de que todo puede pasar, y que uno debe ser muy feliz por lo bien que ha recibido hasta al momento.

Enfermedad y salud, Dinero y pobreza, soledad y amistad, son todos conceptos sobre los que giran la vida y que dar un giro de una forma cuasi inmediata, sin que se espere. En un segundo, la vida no puede ir mejor, y al segundo siguiente se desmorona sobre ti, como si un castillo de cartas se tratase. Mismo que no sea directamente contigo, y que pasa a un circulo de amista cercano, no puedes dejar de pensarlo como si fuese algo contigo, porque te das cuenta de la fragilidad del aparente idilio, y no dejas de pensar, que como reaccionarias tu, ante cualquier calamidad de la vida.

Los ultimos meses han sido bastante propicios en este tipo de experiencias, primer un hijo, que un segundo antes, estaba “tranquilamente” jugando, y al segundo siguiente se había precipitado al vacío, sin fatalismos, pero con daños  fuertes y un susto tremendo para los padres.

Después en los meses siguientes, gente de tu circulo de amistades, que un segundo antes, estan sanos y en pleno auge de su capacidad, y un segundo después están postrados en una cama de hospital luchando por la vida,  o sin saber si tiene vida, cuando los segundos se transformen en minutos, horas, dias, semanas, meses y años. Siempre con la incertidumbre de si no habrá  un espacio vacío donde antes había un padre, una madre, un hijo, un hermano o otro elemento cercano.

A pesar del tono negativo, siempre hay que ser optimista y siempre que tener fé sobre que todo pueda ir mejor/mejorar, mismo cuando  lo mismo  se está sumergido en la mas profunda de las obscuridades, siempre cabe la posibilidad de un milagro que pueda  reconducir las situaciones mas critica, y hacer de las situaciones mas complejas una con “happy ending”.

Es en estas ocasiones que me alegro de ser cristiano católico, de tener mi fé, y acreditar un dios misericordioso y en la vida después de la muerte, porque siempre habrá para mi un final feliz, independientemente de lo que pase, porque que es una vida cuando comparada con la eternidad.

Claro que los que ponen los carteles en autobuses llamando a que vivir la vida sin pudo, ni reglas, porque la vida es demasiado corta como para perder un segundo en sentimentalismos teocratos, les gustaría ver, cuando tengan que pasar por una situación negra o fatalista a donde se van a agarrar en busca de soporte emocional, quisa a las paredes de un autobús también?

La vida es demasiada corta y puede ir bien o mal, depende de cada uno,  no hay seguridad que hay algo después de esta vida, pero y so lo hay? Merece la pena por unos momentos de “libertad” condicionada ( porque apesar de que las reglas morales no se aplican para ellos, siguen estando de pié las de la sociedad), una eternidad de arrepentimiento y tristeza?

La vida es corta, aprovechala con inteligencia