Hay sexo y sexo ;)

Estaba yo muy tranquilo en mi trabajo cuando mirando una noticia de  elmundo.es, me llamo la atención una noticia que estava puntuada como la más vista y leida del dia ( y creo que sigue), sobre los 50 errores masculinos a la hora de abordar el sexo en pareja (por el tono del articulo parece  ser pareja hetereosexual ), y claro uno empieza a ler, y no puede resistir a reirse un poco, porque afinal si el texto proviene de una estudio, hay cosas que cantan, por la poco inteligencia que deben tener algunos hombres a la hora de abordar el sexo, y sobretodo, que parecen ver-lo explicitamente del sexo fisico puro y duro, sin tener en cuenta que sexo sin amor,  no es nada, y que apenas deja un vacio cada vez mas grande, que lleva a un circulo vicioso, del cual es muy dificil salir.

No soy partidario de poner siempre la culpa en los medios: cinema y televisión, para los problemas de la sociedad, pero es cierto que en este caso, si que parece que el origen de mucho de los errores de concepto relatados en el articulo, parecen ter su fuente en la distorsión del sexo, que se ha ido provocando en los ultimos años, por parte del cine y de la televisión, que empezo, con una liberación del taboo sexual hetero, pasando por el sexo libre, el sexo de genero, y hasta llegar al punto en que estamos hoy en dia, de que vale todo, dá igual con quien sea, donde sea, de que forma sea,  si es o no del mismo sexo, de la misma raza (no hablo de raza humana), si es pacifico o violento, si es consentido o forzado.  La sociedad actual vive practicamente orientada la placer imediato, sobre la forma de consumismo y de sexo, por lo que todo el resto, sob cosas de “mentalidades rancias y fanaticas”, y que el tener un poco de respecto y un poco de moderación en sus habitos es algo saludable fisicamente y psicologicamente.

Por lo que muchos de los errores que se vé son provocados por la utilización del sexo en las peliculas, las series de televisión, la publicidad, etc… Donde venden la idea de que para serse feliz es necesario pensar y tener relaciones sexuales en cada momento, y el que “no moje” es un fallad, un tonto o un “taliban religioso” y en este ultimo caso siempre catolico, porque parece que las otras religiones son como mas abiertas (sobre todo la musulmana). Esta idea de ser sexuado, está ya desplazandose ya hacie la mujer, y incluso las chicas de hoy son “forzadas” a tener un idea del sexo masculina, y se espera de ellas que se porten de una forma contradictoria, femina en la parte fisica de la relación sexual, y “masculina” en la parte mental o psicologica del tema, y si no, ver los bombardeos de las series y de las publicidades, donde enseñan a chicas lanzandose sobre el hombre que han seleccionado para su encuentro sexual y aplicarle una llave “judoka aqui te pillo aqui te mato”.

No entro ya a valorar la parte “porno” de los medios porque ai, ya entramos en temas muy delicados sobre los cuales creo que una persona no especialista no deberia entrar,  pero que me resulta muy extraño, que alguién se crea  y exiga en la vida real lo que pueda haver visto en una pelicula XXX.

dejo una copia del articulo de elmundo.es y otra del articulo original traducido por google al español, y otra version en ingles, mi experencia me diz, que los articulos desaparecen por veces 😉

Aviso, el texto no tiene desperdicio, y algunos de los puntos son más bien raros, pero esto es el reflejo de nuestra sociedad.

errores_masculinos1

Sigue leyendo

Anuncios

Amor y Locura

Hay un cuento que hoy una vez, y me parece que hoy es un buen día para compartirlo. La primera vez que lo oí, me pareció original. Alguno puede pensar que eso de que el amor es ciego, es un tópico más. Yo creo que el amor llega solo, o llegó solo, sin que te lo esperes, y que por supuesto, es ciego, en el sentido de que lo que es bello para unos, no lo es para otros. Pero bueno, que para gustos, los colores. Lo malo del amor, es que a veces es indeciso, y casi siempre, tarda demasiado, y cuando llega se olvida pronto o se contagia de la locura, pero qué le vamos a hacer, nadie dijo que fuera fácil.


Antes de que este planeta estuviese habitado por hombres y por mujeres vivían en él pasiones y virtudes. En el planeta Tierra estuvieron viviendo durante cientos y cientos de años y durante toda una eternidad pasiones y virtudes que se aburrían de lo lindo con el transcurrir de los siglos, así que cada día trataban de inventar un juego nuevo al que jugar para que se hiciese mas llevadera la larga, larga, larga, larga existencia. Solía ser la imaginación la que proponía los juegos, y un día propuso jugar al escondite. A todos les pareció bien, todos estaban entusiasmado con la idea, pero claro, ¿quien contaría?. La primera en levantar la mano fue la locura: Yo, yo, yo cuento . Bueno esta bien, pues a contar. Vuelve la cara contra ese árbol y comienza la cuenta mientras el resto nos escondemos.


La locura se dio la vuelta, volvió la cara contra la corteza del árbol y empezó a contar una cuenta imposible 1, 7,2, 55, 88, 13, y uno a uno se fueron escondiendo todas y todos. La locura seguía con su cuenta, y cada uno iba buscando el lugar más apropiado en el que pensaba que la locura no lo encontraría. Poco a poco se fueron escondiendo todos, excepto uno, que tardaba en encontrar el lugar apropiado. Ése era el amor. Es que ya sabéis que el amor es bastante indeciso, y andaba de una lado a otro sin saber dónde meterse. La locura seguía con su cuenta 55, 6, 99, 100, ¡ya voy!, y se dió la vuelta. El amor se metió en el primer lugar que vio, se metió de un salto en un matorral de zarzas que había ahí cerca. Allí se coló y se quedó atrapado con la esperanza de que no lo vieran, y no lo vio.


A quien primero se encontró la locura, allí tumbada fue a la pereza, a la imaginación la descubrió entre las nubes. A la mentira la vio allí, pero como era mentira… y así uno a uno fueron apareciendo todos, la locura fue encontrándolos a todos. Al poco rato faltaba solamente uno por encontrar, aquel era el amor. Es que ya sabéis que encontrar al amor es bastante difícil. El juego ya empezaba a hacerse pesado, así que la locura empezó a impacientarse


Amor sal ya que se hace tarde, pero el amor ya sabéis que es muy indeciso, y no solamente uno tarda en encontrarlo, sino que a veces tarda demasiado en salir a la luz. El amor asustado no salía. La envidia que suele preocuparse bastante más de los demás que de sí misma, se acercó al oído de la locura y le dijo: El amor esta oculto en esas zarzas. La locura muy enfadada fue hacia las zarzas y empezó a gritar : ¡Amor sal ya!, se nos hace tarde. Pero yo les he dicho ya que el amor es indeciso, y una vez que lo encuentras es difícil sacarlo. La locura muy enfadada trato de meter la mano entre las zarzas para sacar al amor de las solapas, con la mala fortuna que se pinchó con una espina. A veces hacer salir al amor es doloroso. La locura estaba tan enfadada, que agarró una vara que había junto a las zarzas, la introdujo en el matorral y empezó a agitarla entre las ramas. De repente sonó un grito. De entre las ramas de las zarzas salió el amor con las cuencas de los ojos ensangrentadas. La locura en su locura al agitar la vara entre las zarzas le había sacado los ojos al amor, dejándolo ciego para siempre. Todos se quedaron muy callados mirando al amor con las cuencas vacías, sin saber qué decir nadie. Quizá aquella fue la única ocasión en la que la locura hablo con un poquito de cordura, porque dijo: No os preocupéis, desde ahora yo seré sus ojos.


Y es por eso que desde entonces el amor es ciego, y la locura son sus ojos. el20amor20es20ciego

Soy un muñeco “Ken” (en inglés . I am a Ken-Boy)

Desde siempre que niños y niñas tienen formas diferentes de entender la vida, y esto se puede ver nada mas empezar la vida, como niños, sobre la forma como los niños les gustas los coches, y a las niñas les gusta las muñecas. En mis tiempos eran la Barbie y el Ken, y ahora son las Bratz, pero para intentar mantener una pensamiento fluido, voy a mantenerme parado en el tiempo con Barbie y Ken.
A las niñas les encanta, coger los muñecos y cambiarles de ropa, de peinado, ponerlos a comprar, a comer, a dormir, a tener bébés, a trabajar, etc… Pasan el dia en este deporte de entrenamiento de futuras “Generales-en-jefe-del-hogar”, entrenando todos los movimientos y ordenes que mas tardan utilizaran sobre sus maridos. Los niños son, generalmente hablando, aducidos en este juego, y de forma involuntaria, y digo sin la mínima voluntad, acaban por hacer su papel, de invitado a tomar café o a cenar, o de Papa de la familia.

Cuando llega la adolescencia, este comportamiento parece desaparecer, y la relación entre chico y chica pasa por una forma mas neutral, de toma de conocimiento mutuo, y tal vez porque las hormonas de ambos están a flor de piel, no hay mucho interés en volver a este control sobre las muñecas. Hasta que un dia …

La marcha nupcial suena, y uno da por si, frente a un altar y un sacerdote(o para los laicos, un ayuntamiento y un alcaide) para dar el si quiero. Y a partir de este momento, uno vuelve a la infancia de forma involuntaria, y lo digo de forma involuntaria.

De forma repentina, tu peinado, tu forma de vestir, de reírse, te ver la vida, de estar con la gente, pasan a ser equivocadas y tienen que ser modificadas. Te pasan a decir lo que tienes que vestir, y como tienes que llevar el pelo, que colonia utilizar, y como hacer el “gracioso” versión femenina. Vuelves a estar metido dentro de los cafés a media tarde y de las cenas o comidas (menos mal que de esta vez con comida en serio, y no con agua de charcos y arena/tierra). Tus abrigos, tus bufandas, tus zapatos, tus calzoncillos. Llega un momento que son tantos los cambios que ni tu madre te reconoce.

Con esto, no quiero decir que esta “manipulación” sea negativa, al revés, creo que incluso puede ser positiva, siempre que dentro de algunos limites, del respecto por los gustos del otro. Afinal, si a uno le gusta su abrigo viejo, que lleva desde hace años y esta confortable con el, porque tiene que el pobre abrigo, sufrir un extraño accidente y desaparecer de la superficie del mundo, y desvanecerse en el aire sin dejar rastro ( y claro que quien dice abrigo, dice pantalones, jerséis, camisas, zapatos, etc…).
Sin este empuje hacia delante, muy probablemente el hombre todavía seria un astrolopiteco neandertalizado, peludo, sin arreglar y con el peine en le bañado como el macho latino de los años 70.

I am a ken boy

I am a ken boy

Cariño y Ternura y Sacrificio

Amor es sacrificarse por el otro.

Esto es no que nos han dicho en un curso de familia que llevo algunas semanas haciendo 🙂 .
Sacrificio es precisamente una palabra que hoy en día, no está propiamente de moda, y cuasi se puede decir que prácticamente está banida del vocabulario de la sociedad actual.

Hoy Amor, es cuasi siempre relacionado con la frase “hacer el amor” y que lleva directamente al coito sexual como forma de amor, que ademas de físico, es también profundamente egoísta y egocéntrico, porque el sexo, hoy por hoy, es mas un elemento de estatus urbano, sobre el placer que se dá al otro, y sobre cuantos “géneros” han tenido la inmensa suerte de conocerle (quitándose a uno mismo).
Sacrificio y Sacrificarse unido a las otras palabras Cariño y Ternura, son el elemento fundamental de la unión entre personas, y de forma mas agregada, la familia.

Sacrificarse por un amigo, por un compañero de trabajo, por un desconocido en la calle … Con la excepción de unos cuantos iluminados de ONGs y unos cuantos “fanáticos talibanes religiosos” es algo que ya nada hace. (Estoy siendo irónico).

Últimamente me estoy dando cuenta que el peso del día a día, y del estrés laboral me esta/estaba, haciendo mas y mas irascible, menos cariñoso y menos tierno, con menos espirito de sacrificio para la vida en familia. Cuando uno se mete en los problemas del día a día, crea una redomas de cristal a su alrededor que le aísla de lo que realmente pasa junto a si. Por lo menos, me he dado cuenta, y ahora estoy intentando cambiar y salir de esta postura, pensando mas en los otros que en mi mismo. Los resultados no son fáciles de ver, dado que son 3 pasos adelante y 2 atrás, pero le estoy poniendo todo mi empeño y voluntad porque es lo mas importante que puede haber en la vida.

Que seria de un mundo si cariño y ternura, sin sacrificio y preocupación por los demás? Incluso empiezo a ver por las mañanas los otros conductores con otros ojos, y en vez de enfados monumentales, empiezo a mirarles con comprensión, tolerancia y pena, por lo poco de cariño y ternura que puede haber en un atasco matinal 😉

Como imagen del articulo, no podría haber otra opción que la imagen de la crucificación de Jesús Cristo por la humanidad. Creo que incluso los no-creyentes, no pueden refutar la fuerza de la imagen, de alguien que se sacrifica por el bien de terceros, en esto caso todo nosotros.

El sacrificio ejemplar de amor