Guia Burro para ser mejor ser humano

El ser humano es ser humano, porque tiene una alma, y tiene una consciencia del yo, que vas mas alla que una simples mirada egoista (en algunos casos) hacie el mismo, pero si, sobre los otros seres humanos que lo rodean. Dentro de esta consciencia colectiva reforzada por la visión individual del yo, existe una motivación muy fuerte hacie una mejora continua, como ser humano, padre, hijo, compañero, trabajador, jefe, etc.. O sea, sea lo que seamos, generalmente hablando la motivación para serse mañana mejor de lo que se és hoy, tiene una fortaleza inmensa, y ayuda al ser humano y a toda la sociedad a avanzar hacie una dirección, que dentro de mi lógico optimista, pienso siempre que será para mejor.

El camino de la mejoria, no siempre es fácil, y no basta con tener la voluntad de mejorarlo, hay muchos factores que influyen en ese proceso, y por muchas buenas voluntades que podamos poner en el proceso, si no estamos preparados para fallar, y reempezar de forma repetitiva y monotona, es posible que al final del camino, no haya realmente una mejoria, si no mas bien, al revés, un empeoramiento. Mejorar,  es un proceso de fuerte introspección del individuo, que debe ser capaz de reconocer sus puntos fuertes y debiles, y ademas tener una noción muy fuerte de como es percibido por su entorno, para ser capaz de “balisar” y alinear su visión particular con la colectiva, de forma a conseguir la existencia de una imagen harmoniosa y consistente. De que vale serse considerado una belissima persona en el entorno social, si en el entorno familiar o professional, hay una percepción desagradable? Cual de las dos visiones es real y cual es representada? Cual debe servir de base a mejorar?

En mi caso, procuro estar en el camino de la mejoria, pero reconozco que me es muy dificil. Sobretodo porque la carga de trabajo profesional y familiar, llega un momento que en que me lleva al borde de la ruptura psicologica, y no son pocos los momentos, en que mi mente, se queda en blanco, como paralizada, cuando alguien me pregunta algo. En estas situaciones, mis mejorias pasadas, se desintegran ante las adversidades presentes, y vuelvo a actuar de una forma que me desagrada complemente, y que me deja otra vez en el kilometro zero del grande camino de la mejoria. Pero con el tiempo, he aprendido, a no desesperarme por volver al principio, y lo miro como una nueva oportunidad para reempezar de nuevo, con mas fortaleza derivada de un mayor conocimiento de mis debilidades y vicios, y con una capacidad de enfrentar el camino, con una sensación de “deja-vu” que me ayuda a ir cada vez mas lejo.

Será que conseguiré? Espero que esto no sea com la busqueda del karma o del Zen, y que finalmente pueda llegar a mi destino, porque es muy simples, tan simples, como querer ser mejor marido, padre, hijo y profesional dentro de una logica y pensamiento cristiano.

La vida es como el oceano

La vida es como el océano, unas veces pacifico y azul, reflejando en su superficie espejada  los colores celestes del cielo y sus nubes, y al otro momento gris y salvaje, enseñando con dureza todo lo peligroso y amargo que puede ser.

La vida puede ser tranquila y monótona, en que todo parece ir bien y en felicidad, hasta que de pronto, te mande mensajes de aviso, de que todo puede pasar, y que uno debe ser muy feliz por lo bien que ha recibido hasta al momento.

Enfermedad y salud, Dinero y pobreza, soledad y amistad, son todos conceptos sobre los que giran la vida y que dar un giro de una forma cuasi inmediata, sin que se espere. En un segundo, la vida no puede ir mejor, y al segundo siguiente se desmorona sobre ti, como si un castillo de cartas se tratase. Mismo que no sea directamente contigo, y que pasa a un circulo de amista cercano, no puedes dejar de pensarlo como si fuese algo contigo, porque te das cuenta de la fragilidad del aparente idilio, y no dejas de pensar, que como reaccionarias tu, ante cualquier calamidad de la vida.

Los ultimos meses han sido bastante propicios en este tipo de experiencias, primer un hijo, que un segundo antes, estaba “tranquilamente” jugando, y al segundo siguiente se había precipitado al vacío, sin fatalismos, pero con daños  fuertes y un susto tremendo para los padres.

Después en los meses siguientes, gente de tu circulo de amistades, que un segundo antes, estan sanos y en pleno auge de su capacidad, y un segundo después están postrados en una cama de hospital luchando por la vida,  o sin saber si tiene vida, cuando los segundos se transformen en minutos, horas, dias, semanas, meses y años. Siempre con la incertidumbre de si no habrá  un espacio vacío donde antes había un padre, una madre, un hijo, un hermano o otro elemento cercano.

A pesar del tono negativo, siempre hay que ser optimista y siempre que tener fé sobre que todo pueda ir mejor/mejorar, mismo cuando  lo mismo  se está sumergido en la mas profunda de las obscuridades, siempre cabe la posibilidad de un milagro que pueda  reconducir las situaciones mas critica, y hacer de las situaciones mas complejas una con “happy ending”.

Es en estas ocasiones que me alegro de ser cristiano católico, de tener mi fé, y acreditar un dios misericordioso y en la vida después de la muerte, porque siempre habrá para mi un final feliz, independientemente de lo que pase, porque que es una vida cuando comparada con la eternidad.

Claro que los que ponen los carteles en autobuses llamando a que vivir la vida sin pudo, ni reglas, porque la vida es demasiado corta como para perder un segundo en sentimentalismos teocratos, les gustaría ver, cuando tengan que pasar por una situación negra o fatalista a donde se van a agarrar en busca de soporte emocional, quisa a las paredes de un autobús también?

La vida es demasiada corta y puede ir bien o mal, depende de cada uno,  no hay seguridad que hay algo después de esta vida, pero y so lo hay? Merece la pena por unos momentos de “libertad” condicionada ( porque apesar de que las reglas morales no se aplican para ellos, siguen estando de pié las de la sociedad), una eternidad de arrepentimiento y tristeza?

La vida es corta, aprovechala con inteligencia